5 Técnicas de Creatividad para los momentos “Tabula Rasa”

Así que te has decidido por dedicarte al mundo del diseño y/o el márketing… ¡Enhorabuena! Éste es un campo que exigirá lo mejor de ti, pondrá tu mente a trabajar a mil por hora, y crearás cosas maravillosas que mucha gente recordará durante mucho tiempo.

Pero, ¡ay!, habrá días en que te levantarás y te parecerá que te han cambiado el cerebro por el de un perezoso, y las Musas se habrán ido a alguna playa paradisíaca a tomar algunos daikiris bajo una palmera, por lo que no estarán cuando las llames, por mucho que grites dentro de tu cabeza.

Pero un segundo, ¿qué entendemos por creatividad? La Creatividad puede definirse como:

  • La facultad de crear
  • La capacidad de creación
  • La capacidad del cerebro para llegar a conclusiones nuevas y resolver problemas de una forma original.

Suena agotador, ¿verdad? A veces lo es, y no es inusual que las ideas se queden atascadas y no salgan ni con agua hirviendo. Para esos momentos en los que te estrellarías el cráneo contra una pared para comprobar si así sale algo productivo, te proponemos los siguientes consejos (además de desechar la idea de darte golpes en la testa, hombre):

1 Pon la mente en Stand By

Existen dos corrientes contrapuestas que se atribuyen a las ideas ganadoras: la primera se basa en un trabajo continuo y la segunda apoya la “desconexión del cerebro”. Vamos a profundizar un poco más en esta segunda corriente, que nos parece más interesante.

En la obra Ten Steps Ahead: What Separates Successful Business Visionaries from the Rest of Us (para los que vamos pelados de inglés, “Diez Pasos por delante:  Qué separa a los Hombres de Negocios exitosos del resto de nosotros”), Erik Calonius expone que el cerebro sigue un proceso llamado “pensamiento productivo”, que traducido al castellano, quiere decir que nuestra mente sigue trabajando sobre una idea aunque no seamos conscientes de ello. ¿Cuántas veces se nos ha ocurrido la solución a un problema sin estar pensando en ello en ese preciso momento? ¿Cuántas veces has recordado el nombre de esa persona que no lograbas recordar en el momento de saludarla en la cola del súper? Esto es el pensamiento productivo.

Por tanto, en ocasiones puede ser hasta beneficioso darle una patada al sillón de pensar y dedicarte a otros menesteres, pues la gran idea brillante que esperabas puede aparecer de improviso como un pokémon en un campo de hierba alta.

2 Tormenta de Ideas o brainstorming

Posiblemente sea la técnica más usada y, de hecho, cada vez es más habitual en estudios de mercado y decisiones estratégicas de las empresas. Se basa en la reunión de un grupo al que se le plantea un tema, el número de ideas al que queremos llegar y el tiempo durante el que se va a trabajar. Lo importante es la cantidad de ideas, y la principal regla del método es que toda idea es válida y no debe ser rechazada. Estas ideas son posteriormente analizadas según los criterios que establece el grupo. ¡Al final, es cuestión de estadística! Alguna de los cientos de ideas esbozadas en el Brainstorming puede ser LA IDEA en torno o a partir de la cual desarrollar algo interesante. Así que recuerda, nunca deseches de primeras una idea, por absurda y estúpida que sea. Los caminos de la creatividad son inescrutables…

3 Muévete en ambientes creativos y estimulantes

A veces esperamos a nuestra musa, pero esta nunca llega… ¡No hay que esperar a la inspiración en casa, a ver si aparece porque sí, sino ir a por ella! Ve al cine, visita museos, lee un libro… Lo mejor es buscar nosotros la inspiración y una buena manera de hacerlo es empaparnos de la creatividad de otros. Cualquier distracción creativa es buena para lograr una retroalimentación del medio. Algunos expertos opinan que estos ambientes laborales se deben trasladar a las empresas al ser estas las principalmente interesadas y beneficiarias de sus resultados, por lo que es responsabilidad suya promover y gestionar este tipo de ambientes. ¿Cómo? Creando óptimos climas laborales, mediante incentivos y recursos para el desarrollo de procesos de innovación. Algunas oficinas de Google tienen billar y columpios para los empleados… ahí dejamos la idea…

4 La técnica de Molière: “Ojos Limpios” o “Llamada al Profano”

En ocasiones nos vemos inmersos en un problema y, por más vueltas que le damos, no hay manera de salir del estancamiento. En estas ocasiones es interesante compartir tu idea con personas que no tengan nada que ver con el problema, de esta manera se mirará el problema desde una óptica diferente. Recuerda que cada mente es diferente, y alguien ajeno a nuestras preocupaciones puede tener parte de la solución al no tener la cabeza tan enredada en cuitas como nosotros en ese instante.

 5 Practica el pensamiento No Lógico

El ser humano es “racional”, y como tal, siempre intenta racionalizar lo que observa, lee o escucha. Un pensamiento absurdo puede “descolocar” nuestro cerebro y activar su parte más creativa. El pensamiento lateral ha sido el responsable de muchas y exitosas ideas.

Estas son algunas de las técnicas que nuestra empresa utiliza en momentos de falta de inspiración. ¿Te ha pasado alguna vez lo de quedarte en blanco? ¿Qué trucos utilizas tú?