7 Consejos a tener en cuenta antes de abrir una tienda online

Hoy vemos a menudo cómo se venden las maravillas de convertirse en emprendedor, crear un negocio por tu cuenta y vivir la vida sin jefes y sin complicaciones. Y una de las formas más rápidas para convertirse en emprendedor de éxito suele ser montar una tienda online, vendiendo cualquier artículo, porque como todos sabemos, vender por Internet es sinónimo de triunfo, de ganar dinero rápida y cómodamente. ¿No estás de acuerdo? Excelente, eso significa que aún no has perdido la cabeza ni la tienes llena de pájaros.

Montar una tienda online no es crearla y sentarte a ver cómo suben tus ventas mientras te fumas un puro; es un paso importante en la expansión de tu negocio, pero ni mucho menos es garantía de éxito, pues hay muchos aspectos que influyen en ello. Si le pones empeño y conoces el camino, le sacarás partido. Para ponerte al día, te traemos unos puntos a tener en cuenta antes de emprender tu aventura online. Una vez que los tengas asumidos, ya podremos hablar.

1 – Abrir una tienda online no es un camino de rosas.

No, no es la Academia de “Fama”, pero se le parece mucho. Lo primero que tienes que hacer es mentalizarte de que va a ser un camino duro, complicado, lleno de baches que habrá que saltar y que posiblemente cometas algún error que te ayudará a enfocar mejor tus ideas. Vas a tener que esforzarte para crear tu negocio online. El fruto de tu esfuerzo llegará, ¡tendrás tu recompensa!

2 – Marca objetivos realistas.

No pretendas vender todo tu stock el primer mes tras abrir tu tienda. Más bien céntrate en ese primer cliente registrado, en esas primeras visitas, en ese primer formulario de contacto que te envían, en esa primera compra y ve aprendiendo, ve conociendo a tus clientes y empieza desde abajo. Marcar grandes metas a corto plazo puede llevarte al fracaso; sé optimista, pero también realista.

3 – Consigue un dominio propio.

Naturalmente, si vas a vender online deberías contratar el dominio nombredetutienda.com, o .es si lo prefieres. Además debe ser un dominio descriptivo, especificando tu sector, tu producto o tu marca. Evita dominios extraños con extensiones desconocidas. A fin de cuentas lo que mejor recordamos todos es el .com

4 – Utiliza un buen hosting.

¿Dónde vas a alojar tu web? No te la juegues con alojamientos gratis o “casi-gratis” por 1 € al mes. Un alojamiento barato puede darte dolor de cabeza a la larga: problemas de conectividad, de velocidad, caídas de web, incluso pérdida de datos. Más vale invertir en un buen hosting y tener la seguridad de que profesionales velan detrás por los datos de tu web.

5 – Desarrolla la web con profesionales.

Es cierto que muchos tenemos un amigo o primo que hace una tienda online en un par de horas y pensamos “pues me puedo apañar con eso”. El problema es que si no se afronta el desarrollo desde un punto de vista profesional a la larga pueden surgir necesidades en tu web que esa persona no sepa cómo implementar o no tenga demasiado interés, que total, te la hizo gratis o casi regalada, meh. Algo tan sencillo como cambiar un botón de lugar o de color puede suponer una odisea si la web no la desarrolla un profesional; por tanto, confía tu tienda a gente de profesionalidad contrastada.

6 – Conoce el mercado en el que vas a vender.

Si vas a vender en un determinado mercado, lo ideal es que tengas un amplio y completo conocimiento sobre él. Quizá pienses que la competencia es baja porque “lo has leído por ahí en Internet”. Pero, ¿te has parado a conocer quién vende en tu sector? ¿Cómo se vende? ¿Qué buscan exactamente los potenciales clientes? Estudia bien el mercado en el que vas a entrar antes de montar tu tienda, pues necesitarás conocer el entorno en el que te moverás.

7 – Invierte en publicidad.

Cuando empieces con tu tienda no te conocerá casi nadie salvo tus amigos y familiares, claro. Es normal. Pero con ellos no basta para vender exitosamente. Ten en cuenta el gasto que vas a poder destinar a publicidad. ¿Vas a hacer una campaña en Google Adwords? ¿Vas a promocionar entradas en Facebook o Twitter? ¿Vas a incluir banners en otras páginas de pago? ¿Te vas a anunciar en los medios tradicionales? Concursos, campañas, promociones, etc. Tu inversión en publicidad debería ser el 80% de tu presupuesto inicial. Recuerda que si no te conocen, si no apareces, no existes.

En definitiva, trata de que tu negocio online quede lo más profesional posible, como si fuese una tienda de calle convencional. Invierte esfuerzo y capital, y piensa bien tu estrategia antes de lanzarte al vacío. No es fácil, pero con trabajo y disciplina es muy posible.

Si quieres saber más sobre tiendas online y de verdad quieres sacarle partido a tu tienda online te recomendamos este libro a la venta en versión digital en Amazon. Te ayudará a conocer lo que se puede mejorar en tu tienda y a conseguir vender más y mejor en Internet.