Coworking: Una nueva forma de trabajar

En el mito griego clásico de la creación del mundo y sus pobladores, los Dioses dotaron a las criaturas de rasgos que les ayudaran a medrar en la tierra: garras para los depredadores, alas para las aves, velocidad para unos, capacidad de camuflaje para otros… Cuando le llegó el turno al ser humano, los entes divinos se habían quedado sin rasgos físicos que otorgar al hombre, indefenso y desnudo. Tras meditarlo, deciden dotar a la humanidad con una característica superior que les permitiría sobrevivir: la capacidad de construir una sociedad organizada, en la que cada uno aportase sus habilidades y conocimientos en beneficio del resto de la sociedad, que a su vez protegía al individuo y le entregaba recursos para vivir. Se describe una humanidad gregaria que se agrupa y organiza para salir adelante, compartiendo producción y sabiduría, y cuyo sistema, con sus más y sus menos, aún hoy nos permite sobrevivir. Y sin embargo, milenios después, ésta forma de organización aún puede arrojar novedades y aplicarse específicamente a diferentes ámbitos, como en el laboral. Hablamos del coworking.

¿Qué es el coworking?

El coworking es una idea antigua con aplicación novedosa: es un espacio compartido por profesionales de diversos sectores e intereses que trabajan de forma autónoma pero con perspectiva de compartir no sólo lugar físico, sino oportunidades laborales en las que puedan trabajar varias de estas personas. Ilustrándolo de otra manera: si en una oficina convencional todos trabajan para la misma empresa y están divididos en departamentos, en un espacio de coworking todos trabajan en la misma oficina pero son diferentes “empresas”; con la característica de que uno de esos profesionales puede requerir los servicios de otro/s profesional/es con el que comparte espacio, generando de esa manera una oportunidad para todos ellos. El espacio de coworking suele estar organizado por un gestor, que ofrece el espacio en si y procura crear un ambiente sano y dinámico que beneficie a todos los profesionales coworkers.

El coworking es un término para referirse al trabajo colaborativo.

¿Qué beneficio aporta el coworking?

En los últimos años se han creado muchos espacios de coworking de diferentes características, por lo que escoger el espacio más afín a tu perfil profesional y que por tanto más oportunidades puede ofrecerte es en sí mismo un beneficio.

En un espacio de coworking existe un ambiente de conexión con otros profesionales, pero ten en cuenta que no se trata sólo de compartir despacho para reducir costes: el espacio de coworking es plenamente colaborativo, lleno de sinergias entre sus componentes que generen oportunidades para todos ellos. Además de permitirte ampliar tu red de contactos profesionales, el coworking te otorga la conciliación familiar que precisas al ser una manera flexible de administrar tu tiempo y espacio.

Otro de los aspectos positivos del coworking es la posibilidad de compartir clientes con tus compañeros de espacio. Tu recomiendas mis servicios, yo recomiendo los tuyos. Creando una red comercial entre todos los participantes del espacio coworking que ayudará a evolucionar a todos ellos.

En resumen

Si eres un profesional de “teléfono, ordenador, y conexión a Internet”; si te consideras una “multinacional” de una sola persona; si crees que trabajar en un espacio común en contacto con otros profesionales creando oportunidades para todos es beneficioso; y si además no crees necesario gastar muchos cientos de euros en un despacho propio, no lo dudes, prueba el coworking y súbete al nuevo carro de las relaciones profesionales.