La Evolución de las Marcas, o “¡Hey, esa fruta me suena!”

¿Cuántas veces hemos visto en revistas, vallas publicitarias, televisión, el logotipo de una marca o empresa y la hemos reconocido al instante, sin mediar más eslóganes?


Las empresas lo tienen claro: vivimos en una sociedad muy visual. Lo primero que atrapan los ojos es lo que tiene más papeletas de permanecer en nuestra mente, y esto sirve tanto para marcas como para un paisaje, un rostro agraciado, un coche de lujo…
El diseño de la imagen de una marca se lleva gran parte del trabajo de su equipo de márketing, ¡les sale a cuenta! Un logotipo de marca que llegue a ser reconocible por sí mismo es un logro gargantuesco del proyecto de branding de la empresa propietaria.
Un logotipo, sin embargo, no es un ente estático e inmutable, y como diría Charles Darwin, es susceptible de evolucionar, de adaptarse a su medio. No olvidemos que un logotipo de marca refleja de cierta manera los valores de una empresa, es su faz pública. Es muy corriente que a medida que pasan los años, los logotipos pasen por una serie de rediseños o retoques que adapten la marca a las nuevas corrientes, los nuevos objetivos de la empresa. Esos retoques, como no se entendería de otra manera, no cambian la estructura esencial del logotipo, pues eso sería mutar la marca por completo. Sin embargo, existen ejemplos muy curiosos en cuanto a la evolución de las marcas y sus logotipos, y ésto es especialmente cierto en empresas ya centenarias.

Acompáñanos a un pequeño periplo por la evolución de algunas de las marcas más conocidas de nuestros tiempos. ¡Pasajeros al tren!

El Cesto de Manzanas

 ¡Pero por supuesto que vamos a empezar con una de las marcas más veneradas de todos los tiempos! La empresa de la “manzana mordida”; aunque no siempre fue una manzana la embajadora de Apple.

Apple

El primer logotipo, de 1976, fue diseñado por Steve Jobs y Roland Wayne, gerifaltes de la por entonces aún minúscula empresa de computadoras. En el primitivo logo se representa a Isaac Newton, el físico famoso por la leyenda de la manzana que le golpeó la cabeza y que dio pie a la Teoría de la Gravedad. Sin embargo, el logotipo fue descartado casi de entrada: apenas podía leerse “Apple Computers” en él, y la manzana, que estaba llamada a convertirse en la imagen de la empresa, apenas se veía.
El segundo logotipo, del mismo año, ya se trataba de la manzana propiamente dicha, en la versión arco iris que representó a Apple durante 23 años. El porqué de tan colorido diseño puede tener relación (según la leyenda) con Alan Turing, el padre de la informática moderna, víctima de tiempos más irracionales que los nuestros por su inclinación sexual. La mordida del logotipo de Apple, por cierto, puede tener su origen también en Turing: se dice que éste se quitó la vida comiendo una manzana inyectada de cianuro.

En las décadas siguientes, la manzana de Apple ha mantenido su diseño, cambiando sólamente los colores y el ocasional cromado. Hoy en día, la gigante Apple sólo necesita de una manzana mordida para dominar los mercados.

El Zorro de Fuego

Otro ejemplo de “cambio radical” de logo fue el del actual navegador Mozilla Firefox.

firefoxLa Primera imagen de la marca era un ave fénix, como tal era el primer nombre que iría a poseer el navegador en 2002: “Phoenix”. Sin embargo esa palabra contaba con ciertos problemas de registro, con lo que se barajó el nombre “Firebird” en 2003; pero ésta marca también andaba en uso, por lo que finalmente se inclinaron por “Firefox”… lo que obligaba a cambiar el problemático fénix por un zorro que envuelve el mundo. El cambio de imagen fue todo un acierto, y salvo pequeñas variaciones en el brillo del diseño, éste no ha evolucionado desde el primer “zorro de fuego” que se lanzó a las búsquedas de toda la información disponible en el universo web.

El Refresco Centenario

 ¡No mientas, bribón! Incluso tú, talibán de lo “healthy”, te habrás tomado al menos una Coca-Cola en tu vida.

cocacolaInvitada inexcusable en cualquier fiesta y guateque, lleva más de un siglo refrescando los gaznates de varias generaciones, si bien, como sabréis, la Coca Cola comenzó su andanza como uno de esos “tónicos milagrosos curalotodo” tan comunes a finales del XIX que se vendía en las boticas. Como remedio a las dolencias resultó ser una filfa, pero su sabor gustaba mucho. Fue el inicio de un negocio completamente diferente al que se tenía en mente en origen.

Su logotipo, como es obvio, ha sufrido variantes a lo largo de las décadas, si bien posee el honor de haber mantenido su reconocible tipografía a lo largo de 116 años… casi nada. Tan sólo hubo un paréntesis en el año 1985, en el que cambiaron marca y logo por “Coke”… cosa que no gustó en absoluto, no tardando demasiado en volver a la vieja y muy identificable tipografía y marca.

El Otro Refresco Centenario

 pepsiOh, pero no se puede mencionar a Coca Cola sin hacer lo propio con su competidora más legendaria: Pepsi Cola. Otro concentrado de sustancias concebido como tónico curativo a finales del XIX, unos años después que Coca Cola. A semejanza de ésta, la Pepsi tenía tanta capacida curativa como darse cabezazos contra un muro de cemento, pero el sabor era agradable y refrescante. Viraje de negocio, pastizal en campañas publicitarias, y a vender.

En el caso de Pepsi, la tipografía sí ha sufrido severos rediseños, así como su logo. Actualmente la compañía y su producto confían en la mera presencia de su logo para encaminar los deseos sedientos de millones de personas.

El Gran Automóvil Americano

 El gigante del motor estadounidense Ford también cuenta en su haber con más de un siglo de historia. Sus vehículos se venden a lo largo y ancho del orbe, y su marca y logotipo también llevan con nosotros, como es obvio, toda la vida.

fordDesde aquel lejano 1903, su imagen comercial ha mutado, si bien desde 1909 adoptó su clásica tipografía que, sin excesivos retoques, ha llegado a nuestro siglo XXI. Su marca inscrita dentro de una elipsis azulada es la que hoy en día reconocemos como “la de siempre”.

 

 

 

El fabricante de pulpa de madera que acabó fabricando móviles

 Cerramos éste viaje con un caso realmente curioso, de los que existen unos cuantos: la marca que acabó apostando por algo radicalmente diferente a lo que comenzó haciendo. Hablamos de Nokia, el gigante de las comunicaciones, pero… ¿sabían vuesas mercedes que Nokia nació como empresa productora de pulpa de madera para la fabricación de papel y cartón? Lejano queda aquel 1865, como lejano es (desde nuestra geografía) el río finlandés Nokianvirta, donde se instaló una de éstas fábricas, y que dio nombre a la marca.

nokia

Aún tardó un siglo en involucrarse en el sector de las comunicaciones, pero sin duda Nokia es un ejemlo de cómo una empresa puede reconvertirse, y cómo su logo e imagen de marca pueden seguir el mismo camino.

¡Y podríamos seguir con miles de ejemplos durante toda la semana! Pero el tren para aquí. El mundo del branding y el diseño de marcas es fascinante, y las historias que encierran las grandes compañías está plagada de datos curiosos. Sin embargo, todas esas crónicas guardan la misma lección: nunca descuides la imagen de marca de tu empresa. Quien sabe si, algún día, un simple logo será suficiente para que miles de consumidores reconozcan tu marca. “Una imagen vale más que mil palabras”, en el caso de los logotipos, más que un dicho, es una realidad grabada en piedra.