“Deadpool”: Otro nivel en Márketing y su éxito arrollador

(Nota del firmante de éste artículo: El objetivo de éstos párrafos es mostrar las bondades de una buena campaña de márketing, en tanto que Bitaclick Agencia Creativa trabaja la publicidad como uno de sus campos de acción. Por tanto, pido disculpas si parece más un artículo de revista de cine que uno sobre márketing y publicidad. Es lo que ocurre cuando mezclas trabajo con placer. Ah, y soy súper fan de Masacre, que también influye, supongo.)

Hoy, 19 de febrero, se estrena en España la última producción superheroica de Hollywood, “Deadpool”, más conocido en España como “Masacre” en sus andanzas comiqueras. Se trata de un personaje, podría decirse, de “segunda fila” en el mundo Marvel (si recordáis, la Casa de las Ideas de donde salieron los hoy tan célebres Spiderman, X- Men, Vengadores…) que sin embargo cuenta con una legión de fans que desde el inicio de la época dorada del cine de superhéroes pedían a gritos un film propio para éste gamberro enmascarado, el cual finalmente se ha materializado tras una producción dificultosa como encontrar hueco en una playa de Benidorm en pleno agosto.

Todo hay que decirlo, los productores nunca le tuvieron mucha Fe al proyecto: las implicaciones del personaje requerían una película de corte adulto, violenta y malhablada, lo que significaba una clasificación “R”, es decir, para mayores de 18 y menores acompañados, lo que reducía el público potencial y por tanto las ganancias; Deadpool no es tan conocido para el público común como los otros superhéroes taquilleros, y para colmo la producción estuvo colgando en el abismo durante casi 10 años, en lo que parecía una situción “schrödingeriana” en la que la película existía y no existía al mismo tiempo. Debido al alto riesgo que suponía ésta producción, la Fox decidió otorgarle un presupuesto “de supervivencia”, apenas 58 millones de dólares, cantidad irrisoria si la comparamos con los más de 200 millones de los que han dispuesto otras películas de supertipos marvelitas. Poca inversión, poco riesgo si se la pegaba en taquilla.

Nadie en la Fox, ni en sus sueños más locos y húmedos, podía imaginar que “Deadpool” iba a recaudar más de 135 millones de dólares en su primer fin de semana en EEUU, destrozando algunos récords establecidos por otras películas. ¿Qué demonios había pasado? ¿Cómo rayos una película en la que creían cuatro gatos y el que les cambia la arena, se ha convertido en uno de los pelotazos del año?

De cómo el Márketing te asciende de Caballo Perdedor a Estrella del Mambo

Ryan Reynolds, el actor que encarna a Deadpool, ha estado dejándose el pellejo durante mucho tiempo para que Masacre tuviese una segunda oportunidad cinematográfica digna. Recordemos que la primera aparición del personaje tuvo lugar en el film “X-Men Orígenes: Lobezno”, resultando una versión muy penosa del Mercenario Bocazas y totalmente ajena a lo que se ve en las viñetas, para ira y escarnio de los fans. Reynolds se tomó como objetivo vital sacar adelante una película de Deadpool como Stan Lee manda, y preparó el terreno de cultivo con la “filtración” (muy entrecomillada) de un primer guión, y se filmó una escena de prueba que, oh, qué mala suerte, también se “filtró”, consiguiendo ambas una explosiva respuesta de los aficionados comiqueros. Primera estrategia exitosa: sondear al público, crearle “hype”, y medir si el proyecto es viable o no. Los productores creyeron que efectivamente era viable, pero no con las suficientes garantías como para adjudicarle un elevado presupuesto. Sin embargo, Tim Miller a los mandos y Ryan Reynolds bajo la máscara hicieron malabares con los “dineros” y la película se materializó. El siguiente paso era lanzar una campaña de márketing, y ese aspecto requería otro piense detenido y minucioso: “Deadpool” no se podía conformar con un sencillo y clásico teaser con el manido “Próximamente…”, sino que había que dejar claro el perfil descarado del personaje, que a lo que se iban a enfrentar los espectaores no era algo corriente y moliente, y que iba a requerir mucha implicación a ambos lados de la pantalla. El resultado fue una campaña de publicidad entre lo desconcertante y radicalmente diferente, pero que se hizo viral a la velocidad del relámpago. Puede gustar más o menos, pero su expansión es indudable. He aquí algunos ejemplos del ingenio que desplegaron los publicistas de “Deadpool”:

Tócate ésta noche

En un alarde de atrevimiento y riesgo absoluto, se publicó un vídeo en el que Deadpool recomendaba a los caballeros que se tocasen sus partes íntimas… para detectar y prevenir el cáncer de testículos. Se lanzó una versión también para ellas, en relación al cáncer de mama. En tales vídeos, el bueno de Masacre nos aconseja cómo hacernos las pertinentes exploraciones en un lenguaje fácil y comprensible (y lo más importante, médicamente correcto) con el objeto de tantear posibles tumores en salvas sean las partes. Con éstos vídeos, Deadpool perseguía una doble meta: hacer un servicio público de concienciación sobre éstos tipos de cáncer, y darse a conocer de la forma más recochineante posible, habida cuenta de que el propio personaje es víctima del cáncer y además exhibe su sexualidad sin tapujos. Nunca, jamás, una campaña de márketing cinematográfica de una peli de enmascarados caminó en éste sentido. Alucinante.

Galletas Emperador, las favoritas del Mercenario

Deadpool protagoniza un spot televisivo para una marca de galletas mejicana. Así, sin más. En clave de humor, por supuesto. Y sin razón aparente. Al final del spot se hace el propio anuncio del estreno de la película, y todos contentos. Sin miedo al ridículo. Así se hacen las cosas.

Marcando fronteras entre idiotas y héroes

Una imágen promocional de Deadpool divide a los personajes que aparecen en la película entre “idiotas” (los villanos) y “héroes” (los aliados de Masacre), en un diseño gráfico que insinua poderosamente (o no tan insinuados) un par de pechos femeninos. ¿Excesivo? Muy probablemente. ¿Llamativo? Sin duda.

Deadpool-infografia-700x394

Una película de ¿amor?

En otro cartel promocional, se anuncia la película de Deadpool a la manera de las películas románticas más orientadas al público femenino. Otra chanza autoparódica aprovechando el estreno en EEUU durante el día de San Valentín. Nos preguntamos cuántas chicas picaron el anzuelo…

Deadpool, fichaje del Manchester United

Otra de las características de ésta campaña lanzada a nivel mundial es que se han preocupado de “personalizarla” para cada país, como hemos visto en el caso de las galletas mejicanas Emperador. En el caso del Reino Unido, Deadpool se coló en un spot que co-protagoniza con la alineación del equipo de fútbol Manchester United, en el que Deadpool tira un penalti a favor de éste equipo. El final es delirante.

Citas peligrosas en Tinder

De traca. Los responsables de márketing de “Deadpool” le hicieron un perfil al protagonista en la aplicación para ligar Tinder. Ignoramos si tuvo muchos “matches”, pero apostaríamos a que sí.

La valla más estúpida de la Historia

Una valla publicitaria anunciaba la película con emojis, como si de un jeroglífico se tratase. Tan estúpido que arranca la sonrisa.

valla-publicitaria-deadpool

Ryan Reynolds felicita el estreno en España

En nuestro país la campaña ha sido más sobria, pero eso no ha sido impedimento para que el propio Ryan Reynolds desde su Twitter, en perfecto castellano, nos congratulara por el inminente estreno del film en España.

Ésta es sólo una pequeña muestra de las numerosas campañas de márketing sobre “Deadpool” que se han llevado a cabo, pero hay más, mucho más: apariciones en shows televisivos americanos, chats falsos con celebridades, vídeos de diverso pelaje…

El quid de la cuestión, por la que hemos decidido hablar de ésta película, y la lección que debemos extraer para cerrar éstas líneas, es que una buena campaña de márketing puede transformar un producto de minorías en un éxito de mayorías; y una campaña publicitaria realmente atrevida y astuta directamente puede catapultarte al estrellato más rutilante. “Deadpool” era una película en la que nadie confiaba y que muy probablemente no hubiese tenido ni la mitad de éxito sin el espectacular márketing con el que se la apoyó. Hoy ya está confirmada una secuela que, a buen seguro, contará con mucho más presupuesto que la primera parte.

La Fox ha sabido hacer la mejor Versión de Masacre para el cine, y así lo han sabido mostrar al mundo. La próxima vez que debas explicar la importancia de un márketing bien diseñado, ilustra con el trabajo publicitario de “Deadpool”. Apostamos que va a crear escuela. Lo veremos en poco tiempo.